Todos los tejidos tienen una construcción basada en el entrelazamiento de hilos verticales (urdimbre) y horizontales (trama). En cada tejido existen tres direcciones del hilo: la vertical, o recto hilo, que sigue la dirección de la urdimbre; la horizontal, o contrahilo, que sigue la dirección de la trama; y, por último, la diagonal, o bies de la tela. Lo referenciamos todo a los  orillos o bordes laterales de la tela. No olvidéis el resumen imprescindible…