Los que conocemos un poco Illustrator, sabemos lo que cuesta calcar correctamente un boceto manual ya que estos tienen trazos de pinzas, puntos…Deben estar bien cerradas todas las áreas para poderlo vectorizar*. Otra opción es dibujarlo directamente en vectores, pero si solo es para ver el efecto estampado (cómo combinarlo, distribuirlo..) para una confección, es bastante laborioso.

La idea es quedarnos con la esencia (los trazos más generales, evitando el detalle) del diseño al que queremos “probar” los distintos estampados.

En nuestro caso, un vestido con escote halter y falda acampanada. Repasaremos con rotulador negro, creando áreas cerradas. De esta forma le haremos foto y lo subiremos a Illustrator. Será fácil calcarlo y, por tanto, su vectorización* y consiguiente rellenado. 

Cuenta que no son raports* (unidades de muestras de estampados digitales). Nuestras muestras son trocitos de fotos en tiendas, imágenes de revistas…Con lo que no podrá quedar perfecto, pero sí darte una idea y una inspiración. Deberíamos retratar el tejido lo más plano posible, sin sombras ni pliegues, (eliminar el efecto 3D), aunque es muy difícil cuando son piezas de venta en un establecimiento.  

Imagen de estampados de Donna (Barcelona)

Creamos muestras (después de subirlas y rasterizar) para usarlas con la herramienta bote interactivo de pintura. Abajo puedes encontrar un tutorial muy bueno para refrescar memoria de este tema de Illustrator.

Con dos muestras, en este caso de flor bordada de Gratacós, podemos realizar pruebas cambiando la dirección, el tamaño del estampado…  

Deja una Respuesta