Todos hemos tenido piezas de ropa que, aunque quizás no tienen un valor grande en el mercado, en nuestro armario son las reinas. Cada año nos las ponemos porque nos gusta su diseño, su comodidad, nos favorece…pero, como todo, llega un día que ya están demasiado envejecidas y tenemos que retirarlas. Lo primero es pensar si la queremos exactamente igual ( eso es imposible, nos referimos a lo más parecido que se pueda) En el caso que nos ocupa, se quiso hacer lo más exacta posible. Debemos tener en cuenta que las grandes marcas tienen sus propios abalorios y fornituras que no los encontraremos en el mercado. Cuando vayamos a clonar una pieza de hace muchos años, podemos aprovechar para rectificar alguna medida en concreto, a fin de reajustarla bien al cuerpo.

.

La tela se consiguió prácticamente igual en Ribes & Casals

La puntilla y los botones tuvieron  que ser diferentes aunque se buscó el máximo parecido en la mercería de Ribes & Casals

El resultado fue estupendo: la confección se hizo en Blanes, en Ana Modistas

Deja una Respuesta