Por encima de las tendencias  está nuestro propio estilo que cada persona tiene que anteponer a la hora de vestirse.  Está de moda  la desigualdad, muy  pronunciada, entre el largo del delantero y del trasero en  vestidos y faldas, pero no siempre nos vemos bien. Para adaptar a nuestro gusto una prenda de vestir ya confeccionada, el menos también es más en cuanto a la modificación del diseño inicial. En el caso de este vestido comprado…